Intoxicación gatos

Esta semana atendimos de urgencias a Barnie, un gatito intoxicado por permetrina. Dicha sustancia está presente en las pipetas antiparasitarias que se administran a los perros para prevenir la leishmaniosis. Barnie recibió por error o desconocimiento este tratamiento. Aunque dicho gesto le podría haber causado la muerte, afortunadamente se está recuperando de la grave intoxicación producida.

Por ello, hoy queremos comentar algunas sustancias o alimentos que ofrecemos habitualmente a nuestros mininos y que pueden poner en grave riesgo su salud e incluso su vida.

Permetrina

La permetrina es un insecticida piretroide, la cual es utilizada principalmente para el control de pulgas  y garrapatas en perros. Se metaboliza a través del hígado y es aquí cuando surgen las complicaciones, pues los gatos tienen diferentes vías metabólicas en el hígado con respecto a otros animales debido a una deficiencia de la enzima hepática glucuronosil transferasa. La exposición a permetrinas, incluso en cantidades pequeñas, puede causar una intoxicación grave y mortal en los gatos.

En varias ocasiones hemos asistido a dichas intoxicaciones debido a un uso inadecuado de productos antipulgas para perros en gatos. En otras ocasiones, esta intoxicación se produce por inhalación o ingesta oral cuando nuestro gato convive con otro perro en casa.

Los síntomas clínicos de intoxicación por permetrina pueden aparecer desde pocos minutos después hasta pasadas unas horas desde que se produjo la exposición. Los más frecuentes son:

  • Convulsiones
  • Temblores
  • Salivación
  • Hiperexcitabilidad
  • Vómitos
  • Disnea

En el vídeo podemos apreciar como Barnie, una vez estabilizado y tratado con benzodiacepinas y fluidoterapia intensiva, continua afectado por la intoxicación ya que presenta contracciones musculares involuntarias.

No existe antídoto para el tratamiento de este tipo de intoxicaciones, pudiendo solo aplicar terapia de soporte mediante benzodiacepinas, anticonvulsionantes, baños y fluidos intravenosos. Si bien, un reciente estudio* nos mostró como dos gatos intoxicados por permetrina sobrevivieron tras administrarles una emulsión a base de aceites vegetales, similar a la que se utiliza en medicina humana para nutrición parenteral.

*(Successful treatment of permethrin toxicosis in two cats with an intravenous lipid administration M. Brückner; C. S. Schwedes Kleintierklinik Augsburg, Fachtierärztliche Klinik für Kleintiere).

Paracetamol

La administración de paracetamol a nuestro gato para evitarle dolor o fiebre es otro de los casos más habituales de intoxicación felina que atendemos en la Clínica Albacora. Una única dosis de 600 mg puede llegar a ser letal en nuestro animal, ya que también produce fallo hepático.

Sus síntomas clínicos son parecidos a la intoxicación por permetrina y se producen habitualmente entre las 3 -12 horas posteriores a la ingesta:

  • Vómitos
  • Debilidad
  • Salivación
  • Taquicardia
  • Hipotermia
  • Cianosis
  • Ictericia

El pronóstico de un gato que ha tomado paracetamol es de reservado a malo. Cuando un felino intoxicado por esta sustancia acude a la Clínica Albacora es tratado con fluidoterapia intensiva para de esta forma disminuir la absorción del fármaco, facilitar la eliminación del mismo y restaurar sus constantes vitales.

Intoxicaciónl gatos

Otras sustancias y alimentos tóxicos

Como ya hemos mencionado, la especial fisiología de los gatos les hace muy sensibles a ciertas sustancias debido principalmente a diferencias en el funcionamiento de su metabolismo hepático.  Queremos citar algunos alimentos comunes que son altamente peligrosos y tóxicos para nuestro gato y que debemos evitar ofrecerle:  pescado crudo, chocolate, huevo, uvas, ajo, cebolla, aguacate, dulces o comida de perros, entre otros. Igualmente aconsejamos evitar poner a su alcance plantas como las flores de pascua, adelfas o lirios así como otros productos habituales en el hogar, tales como insecticidas, productos de limpieza o para el coche (líquido anticongelante, de frenos, etc.).

 

Para acabar recordaremos la importancia de no automedicar a nuestro animal sin haber consultado previamente con nuestro veterinario. Si sospechas de un posible caso de intoxicación en tu gato, te aconsejamos acudir lo antes posible a tu clínica veterinaria habitual pues la vida de tu mascota puede estar en serio peligro.