Hace un par de semanas conocimos a Dana, una juguetona perrita de 6 años que ha superado una serie de complicaciones tras una piometra y que, afortunadamente, a día de hoy disfruta y corre feliz junto a su familia.

Hoy os contamos la historia de Dana y como nos demostró una vez más que, ante casos de difícil pronóstico, no dejar de luchar e intentarlo tiene, en ocasiones, su recompensa.

A esta linda golden retriever le diagnosticaron una piometra. Como ya os contamos recientemente en un anterior post, la piometra es una enfermedad muy frecuente en hembras adultas, originada por una infección en el útero del animal secundaria a una serie de cambios que ocurren en el endometrio (la capa más interna del útero). Dichos cambios están influidos por el elevado nivel de progesterona que confluye en la hembra 2 meses después de cada celo.

El tratamiento de elección, siempre que las condiciones de la paciente lo permitan, es la ovariohisterectomía. Una intervención quirúrgica que consiste en la extirpación de los ovarios y del útero.

El centro veterinario de referencia de Dana decidió aplicar un tratamiento para tratar la piometra, en lugar de una ovariohisterectomía. Enseguida surgieron más complicaciones. La paciente sufrió una fuga de pus hacia el abdomen y tuvo que ser intervenida de urgencia. Los propietarios de Dana decidieron entonces contactar con la Clínica Albacora para una segunda opinión pues su estado de salud no mejoraba.

Cuando la perra llegó a Albacora presentaba una serie de alteraciones importantes que comprometían su vida, como insuficiencia renal aguda grave, daño hepático grave, leucocitosis, alcalosis metabólica e hipopotasemia. Se decidió entonces su ingreso hospitalario y aplicarle una terapia intensiva, a base de sueroterapia y de una combinación de antibióticos.  Sin duda, mejorar su estado de salud se convirtió en todo un reto.

La paciente respondió bien a dicha terapia y su estado general mejoraba a diario. Tras 5 días de ingreso hospitalario, Dana pudo recibir el alta. Su hígado había mejorado, sus valores renales eran óptimos así como también el hemograma realizado y el equilibrio ácido base.

Dana ya se encuentra mucho mejor, recuperándose en casa junto a su familia.