Problema de comportamiento perro

La llegada de un cachorro a casa es un momento emocionante para toda la familia. Si es nuestra primera mascota son muchas las dudas que nos asaltan: qué vacunas necesita, qué tipo de alimentación tomará o cómo educarlo. Hoy abordamos 10 recomendaciones elementales para guiar a nuestro animal por la senda de la buena educación.  Ya que siempre es mejor prevenir un problema de comportamiento que tener que solucionarlo una vez que ya haya aparecido.

Desde nuestro punto de vista como veterinarios, existe una norma básica a la hora de educar a un cachorro: “coherencia, constancia y unanimidad”. La clave está en decidir conjuntamente cuáles van a ser las normas y aplicarlas por igual todos los miembros de la familia. Actuando de forma firme, pero cariñosa, podemos conseguir que nuestro animal sea equilibrado desde sus primeras etapas, evitando así diversos problemas de comportamiento en un futuro.

Junto a esta “regla de oro”, recomendamos seguir los siguientes consejos desde temprana edad:

  1. Premios y castigos. Cada vez que nuestro animal haga algo que consideramos que está bien recomendamos premiarlo, ya sea con caricias, palabras amables o un premio en forma de galletita. Igualmente, regañaremos cuando lo pillemos “in fraganti” haciendo algo que no nos gusta (por ejemplo, subirse al sofá).
  2. Regañar en el momento de cometer la acción y no a posteriori. No sirve de nada regañar a nuestro cachorro si, al llegar a casa, encontramos que ha hecho pipí. Nuestro animal no entenderá por qué le regañamos, solo verá que estamos enfadados sin saber muy bien por qué. Solo le regañaremos si le encontramos haciendo pipí en el momento exacto.Problema de comportamiento perro
  3. Alejado de la mesa mientras comemos. No se le debe dar de nuestra comida mientras estamos sentados a la mesa. Este gesto es uno de los pilares de la buena educación del cachorro y nos ahorrará posibles problemas de comportamiento.
  4. Evitar acariciarlo cuando ladre o gruñe de manera nerviosa, ya que reforzaremos su comportamiento y sus llamadas de atención.
  5. Salir de casa sin despedirnos. Al marcharnos de casa evitaremos acariciarlo y despedirnos de él. Debemos restarle importancia a ese momento  y actuar de manera tranquila, con el fin de evitar la llamada “ansiedad por separación”. Podemos actuar como si entrásemos en otro habitación de la casa.
  6. Juegos que refuercen su sumisión. Jugaremos a tirar la pelota y que la traiga, darnos la patita, etc.Problema de comportamiento perro
  7. Fomentar la independencia del animal. No atender siempre sus llamadas de atención, procuraremos que pueda estar solo sin llorar y buscaremos juegos interactivos con los que él se entretenga de forma autónoma (juegos Kong). En el caso de perros de rastreo, les gusta jugar a buscar comida escondida.
  8. En los gatos, evitaremos aplicar castigos directos (“eso no se hace”), sino asociar una experiencia negativa a una mala conducta para así corregirla. Por ejemplo, si no queremos que arañe el sofá, podemos ocasionar un ruido estridente o molesto cuando lo haga.problemas de comportamiento gato
  9. Evitar realizar juegos de caza en el caso de los felinos, pues puede desembocar en alteraciones serias en la conducta.
  10. Nunca aplicar un castigo físico. Además de ser injusto y poco ético, sin duda es la peor manera de corregir una conducta. Se busca conseguir que el animal aprenda por asociación y respeto a su propietario pero no por miedo o intimidación.

Educar a nuestro animal es un proceso largo en el tiempo que requiere de paciencia, dedicación y constancia. En la Clínica Albacora hacemos especial hincapié en todas estas cuestiones, siendo uno de los temas principales que abordamos en las primeras consultas del cachorro. Contamos además con un servicio específico de consulta de comportamiento o etología para aquellos propietarios que lo deseen.