La mayoría de propietarios de mascotas nos hemos hecho estas preguntas en alguna ocasión, ¿cómo ve mi perro o gato? ¿qué colores percibe? ¿qué alcance y profundidad tiene su vista? En la entrada de hoy en nuestro blog hablamos de algunas curiosidades sobre la visión de nuestros animales de compañía para entender su realidad un poco mejor.

Principales diferencias entre visión humana y animal

Los humanos vemos de forma muy diferente a como lo hacen nuestros perros, gatos u otras especies de animales. Nuestra visión tiene ciertas ventajas frente a la de nuestras mascotas así como también importantes limitaciones. Mientras el ojo humano cuenta con elementos como la mácula lútea o la fóvea que le permiten ver con una gran agudeza y detalle, los gatos, que carecen de ambos elementos, ven la realidad con trazos muy gruesos. En cambio, su ángulo de visión es muy superior al humano.

Colores, ¿solo ven en blanco y negro?

Los ojos humanos son tricrómatas, perciben los tres colores básicos, rojo, azul y verde y, combinándolos, reproducen la realidad. Sin embargo, aunque comúnmente se piensa que nuestros animales de compañía ven en blanco y negro, los últimos estudios nos demuestran que gatos y perros son dicrómatas, no captan el rojo, pero sí captan el azul y amarillo.

La evolución ha adaptado la visión de cada uno a sus necesidades. En el caso de gatos y perros, esta se ha adaptado a su condición de cazadores nocturnos. Comparten una membrana reflectiva que, en la noche, les permite absorber cinco veces más cantidad de luz que la que puede captar el ojo humano.

Campo visual

Otra cuestión a tener en cuenta es la posición de los ojos en su cabeza, la cual determina el grado de visión periférica así como la cantidad de campo visual que es vista simultáneamente con ambos ojos (visión binocular). El campo visual de un perro y gato es de 240 grados mientras el nuestro es de 200 grados. Sin embargo, su campo de visión binocular es aproximadamente la mitad que el nuestro. Tampoco su agudeza visual (habilidad para enfocar de modo que dos objetos aparezca diferenciados) llega a ser como la de los humanos: lo que un perro puede distinguir a 6 metros una persona lo hace a 25 metros.

Con los ojos de mi perro

El experimento “Todos los ojos en París” (All eyes on Paris)  nos acerca de forma muy aproximada a la visión real de nuestras mascotas. Con la ayuda de la tecnología 3D, podemos contemplar plazas, calles y monumentos de París como lo harían un perro, gato, una abeja, un halcón o una rata.

En la imagen: arriba izquierda (visión  humana); arriba derecha (visión de un perro); abajo izquierda (visión de un gato); abajo derecha (visión de una abeja).