El caso del CAP revertido de Sira

Sira es una simpática perrita de 4 años.  Desde muy temprana edad le encanta corretear y saltar continuamente.  Sin embargo, hace 2 años sus dueños apreciaron como tras un rato de diversión corriendo, sus patas traseras se paralizaban  y comenzaba a caminar arrastrándolas.

Sira fue atendida en el servicio de Neurología del Hospital Sur de Granada. Tras una exploración profunda después de haber realizado ejercicio, se llegó al diagnóstico de que que Sira carecía de reflejo flexor. Es decir, su musculatura posterior no le respondía. Sin embargo, tras descansar y recuperarse, volvía a caminar con normalidad. Empezaron a sospechar que el origen podría no ser neurológico, sino cardíaco.

Sira fue remitida a la Clínica Albacora donde tras realizarle una ecocardiografía se le diagnosticó un CAP (conducto arterioso persistente ) revertido.  Ésta es una cardiopatía congénita, muy grave y  rara, que no da soplo, por lo que su diagnóstico llega a ser muy complicado.

¿Pero qué es el CAP revertido?

El conducto arterioso persistente (CAP) revertido es una cardiopatía congénita que permanece patente en el animal tras el nacimiento. Durante la etapa fetal, un conducto comunica la aorta con la arteria pulmonar, la cual debe cerrarse tras el nacimiento. Sin embargo, debido a una hipertensión pulmonar, el flujo revierte. Por tanto, éste ya no se dirige desde la aorta a la arteria pulmonar, sino al contrario, desde la arteria pulmonar a la aorta.  Así, si el animal realiza ejercicio, disminuye la presión sistémica, provocando que pase más cantidad de sangre no oxigenada de la arteria pulmonar hacia la aorta, la cual sí contiene sangre oxigenada.

Gracias a la ecocardiografía, pudimos apreciar que la debilidad de las extremidades posteriores de Sira se debía a la falta del oxígeno necesario para la contracción muscular, ya que pasa sangre no oxigenada hacia la circulación sistémica, y esa situación empeoraba tras el ejercicio, por lo que después de descansar era capaz de volver a mover sus extremidades y volvía a aparecer  el reflejo flexor.

¿En qué consiste un ecocardiograma?

El ecocardiograma es una prueba diagnóstica fundamental ya que nos ofrece una imagen en movimiento del corazón. Mediante ultrasonidos, la ecocardiografía aporta información acerca de la forma, tamaño, función, fuerza del corazón, movimiento y grosor de sus paredes y del funcionamiento de sus válvulas. Además, puede aportar información de la circulación pulmonar y sus presiones, la porción inicial de la aorta y ver si existe líquido alrededor del corazón (derrame pericárdico).

Es una técnica inocua, nada invasiva, que el animal tolera perfectamente, ya que solo requiere que el animal se tumbe de lado para aproximarle la sonda.

 

En la Clínica Albacora disponemos de un servicio de ecocardiografía desde el año 2011, el cual nos ayuda obtener un diagnóstico y un posterior seguimiento de diferentes patologías cardiacas congénitas y adquiridas. Este servicio se ha externalizado al  Hospital Sur de Granada. Desde 2015, nuestro equipo se traslada cada dos semanas a Granada cada para prestar un servicio de ecocardiografía a los pacientes de dicho Hospital que así lo requieran.

Sira viene a sus revisiones periódicas a la Clínica Albacora y continúa bajo un tratamiento. Esto le ha permitido mantener una calidad de vida adecuada junto a sus dueños.